Visita a Garganta la Olla y alrededores

Situado al norte de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Vera, Garganta la Olla es uno de los pueblos más bonitos y mejor conservados de la zona. Su encanto reside en la mezcla de paisajes y zonas naturales , de historia y de arquitectura tradicional perfectamente conservada. Precisamente por estas tres cosas está declarado Conjunto de Interés Histórico-Artístico.

Nosotros partimos desde Navalmoral de la Mata,pasando por Jaraiz de la Vera. Al llegar a Garganta la Olla dejamos el coche a la entrada del pueblo para continuar a pie perdiéndonos por sus rincones.

Lo primero que nos encontramos fue la Ermita del Santísimo Cristo del Humilladero, construida en el s.XVI.

Ermita del Santísimo Cristo del Humilladero
Ermita del Santísimo Cristo del Humilladero

Seguimos avanzando por la Calle Chorrillo en la que pudimos ver la Casa de Postas, utilizada durante la época de Carlos V para alojar a los viajeros y la Casa de las Muñecas,con su fachada azul. Fue un prostíbulo utilizado por el séquito de Carlos V cuando se alojaba en Yuste, de ahí que se pintara de un color diferente, para que se supiera lo que era. Como curiosidad, se llama así porque en el arco de la puerta hay tallada una muñeca.

Seguimos andando por la calle admirando la arquitectura tan típica de la zona de la Vera y llegamos a la Plaza del Ayuntamiento en la que se puede ver el típico pilón que hay en todos los pueblos de la Comarca de la Vera y la Casa Parroquial.

De aquí seguimos andando hasta que llegamos a unas escaleras que van a dar a la Iglesia Parroquial de San Lorenzo , que data del siglo XVI. Podemos destacar de esta iglesia la torre y el órgano barroco de su interior.

Desde la Parroquia de San Lorenzo nos pusimos a callejear sin rumbo descubriendo los rincones de Garganta la Olla y haciendo mil fotografías hasta que llegamos de nuevo a la plaza del Ayuntamiento y vimos un cartes de Puente Romano, asi que allí que nos dirigimos. Está a menos de 5 minutos del Ayuntamiento y es un puente romano sobre la Garganta Mayor.

Una vez visto ésto nos dirigimos al coche para ir a la zona de las piletillas y ollas que forma la Garganta Mayor, un espectáculo de la naturaleza que os va a sorprender si pensáis que Extremadura es árida y seca. Se puede dejar el coche en los merenderos que hay y adentrarse un poco en la Garganta para ver todo un despliegue de vegetación, cascadas de agua, piedras y piscinas naturales. Mejor os pongo imágenes 😉

Después de un agradable paseo volvemos al coche y ponemos rumbo al Monasterio de Yuste y el Cementerio Alemán de Yuste. Un poquito más alante hay un mirador, en el que está la estatua de La Serrana de la Vera, en el que hay unas vistas muy bonitas del pueblo.

Al llegar al Monasterio de Yuste había muchísima gente y como ya lo conocíamos, fuimos directamente al Cementerio Alemán de Yuste, en el que hay soldados alemanes tanto de la I Guerra Mundial como de la II.

Desde Cuacos nos desplazamos a Jarandilla de la Vera a comer, una muy buena opción para pasar la tarde y volver a casa o para seguir con el recorrido por la Comarca de la Vera, eso según los días de los que dispongáis.

 ¿Qué os ha parecido? ¿Conocíais ésta zona? Yo os recomiendo que la visitéis en cualquier época del año, en cada una de ellas merece la pena.

Deja un comentario