Museos Vaticanos y Basílica de San Pedro, mi peor experiencia viajera

Si, estáis leyendo bien el título. Os voy a contar la que por ahora es mi peor experiencia viajera. La visita a los Museos Vaticanos y a la Basílica de San Pedro es de las experiencias que más me han cabreado en mi corta experiencia viajera.

Empezaré por los datos prácticos y luego ya os comentaré mi experiencia.

DATOS PRÁCTICOS MUSEOS VATICANOS

  • DIRECCIÓN: Viale Vaticano s/n . La estación de metro más cercana es la de Ottaviano o Cipro
  • HORARIO: De Lunes a Sábado de 09:00 a 18:00(último acceso a las 16:00). Los últimos domingos de mes de 09:00 a 14:00(último acceso a las 12:30)
  • ENTRADAS: Visita por libre a los Museos Vaticanos y Capilla Sixtina 16€ + 4€ si hacéis reserva anticipada por Internet. Hay más tipos de entradas que podéis ver en la web de los Museos Vaticanos.

Os recomiendo que compréis la entrada anticipada a través de Internet, ya que las colas que se forman en las taquillas son kilométricas.

  • Muy recomendable leer con antelación los consejos útiles para la visita. Os dejo el enlace:
  • El recorrido largo es de 7 kilómetros, para que lo sepáis jejeje

 

DATOS PRÁCTICOS BASÍLICA DE SAN PEDRO

  • DIRECCIÓN: Piazza di San Pietro, Vaticano
  • HORARIO: en invierno de 7 a 18:30 y en verano de 7 a 19:00
  • ENTRADAS: el acceso a la Basílica es gratuito. Para subir a la Cúpula hay que pagar 8€ si se accede en ascensor + 320 escalones y 6€ si se suben los 551 escalones andando.

 

Una vez que conocéis la Información Práctica para la visita paso a contaros mi experiencia personal.

MI EXPERIENCIA PERSONAL

Nos levantamos temprano, como todos los días que pasamos en Roma para poder ver los monumentos sin muchos agobios. Cogimos el metro y nos dirigimos hacia la parada de Ottaviano. Salimos y nos dirigimos hacia la entrada de los museos Vaticanos. Por la calle ya había mucha gente, pero cuando estábamos llegando a la entrada, la cola para comprar las entradas ya estaba dando la vuelta a la manzana. 😯

No nos preocupamos mucho porque teníamos las entradas compradas con antelación por Internet, así que en cuanto llegamos, entramos. Decidimos hacer el recorrido completo, que son 7 kilómetros, por lo que lo primero que hicimos fue tomarnos un capuccino y un corneto para tener fuerzas.

Como entramos a primera hora, en las primeras salas en las que se puede ver arte egipcio, etrusco y romano no había mucha gente, pero en cuanto fuimos a entrar en el pasillo que lleva a la Galleria dei Candelabri, a la Galleria degli Arazzi y a la Galleria delle Carte Geografiche nos dimos de bruces con un tapón de gente que iba a más según pasaban los minutos. De repente nos vimos atrapados en los pasillos sin poder ir hacia atrás, caminando unos pegados a otros y casi sin poder respirar debido al calor que hacía.

No soy una persona que se agobie con facilidad, pero eso era agobiante, y todavía nos quedaba por ver lo mas interesante y los que mas ganas tenía, que eran las Estancias de Rafael y la Capilla Sixtina, como todo el mundo que estaba allí, claro. Seguimos avanzando al ritmo de la gente, sin poder pararnos a admirar nada ya que los de seguridad no dejaban que nos parásemos. No podíamos casi ni mover los brazos para hacer fotografías y estábamos sudando como si estuviéramos en una sauna. Horroroso es poco.

A esas alturas yo estaba muy cabreada, y me preguntaba, y me sigo preguntando, si de verdad los señores del Vaticano necesitan recaudar tanto y prefieren la recaudación antes que la seguridad y el bienestar de las personas. De verdad, ¿no sería mejor asegurar una visita placentera para el visitante? ¿Seguro que para las obras de arte es bueno tanto calor y tanta humedad debida a la gente?

Cuando llegamos a las Estancias de Rafael ya era insoportable así que hice unas cuantas fotos, mal hechas, para poder verlo luego tranquilamente en casa y seguimos, pegados al resto de gente, hasta que llegamos a la Capilla Sixtina. Impresionante, pero lo disfruté poco.

Estábamos tan agobiados que salimos por la puerta de grupos para acceder directamente a la Basílica de San Pedro, aunque al ver lo grande que era y la hora nos fuimos a comer. Lo de salir por la puerta de grupos no se debe hacer,eh?? jejejeje

Una vez comidos nos dirigimos a la Basílica. Pasamos los controles de seguridad y accedimos al interior. Es enorme y preciosa, todo ostentación, lujo y obras de arte 😕 Es tan grande que aunque esté llena de gente no agobia.

Lo peor vino otra vez al querer subir a la cúpula. Accedimos en ascensor y empezamos a subir los 320 escalones que nos faltaban. Os cuento: íbamos en fila de a uno, las barandillas estaban húmedas de la cantidad de gente que había subido a lo largo del día y de la cantidad de gente que todavía estábamos subiendo. Algunas de las paredes estaban recubiertas de azulejo y pasaba lo mismo, asqueroso…jejejeje. Eso si, las vistas al llegar arriba son impresionantes, merece la pena.

Después de estar un rato en las alturas decidimos bajar y dar por finalizado nuestro día en El Vaticano.

CONCLUSIÓN

Como conclusión a mi experiencia personal os puedo decir que recomiendo la visita de los Museos Vaticanos y de la Basílica de San Pedro, pero no vayáis con muchas expectativas y armaos de paciencia. Yo soy una loca del arte y creo que no volveré a poner un pie allí.

Si los señores de El Vaticano me leen (muy poco probable), rogaría que pusieran un aforo limitado por horas y por día para el bienestar de los visitantes.

Además está el tema moral. Yo no soy creyente, pero no se cómo casa el lujo y la ostentación que vimos tanto en los Museos Vaticanos como en la Basílica de San Pedro con los valores que proclama la Iglesia. Pero bueno, este tema es demasiado profundo y personal para entrar en ello.

¿Habéis visitado vosotros los Museos Vaticanos y la Basílica de San Pedro? ¿ Os pasó como a mi o pudisteis verlo tranquilamente? Puedes contarme tu experiencia en los comentarios o a través de las Redes Sociales 😉 


TE PUEDE INTERESAR:

3 thoughts on “Museos Vaticanos y Basílica de San Pedro, mi peor experiencia viajera

  1. NO se no he viajado al Vaticano… me parece que hay destinos más llamativos, en Asia es donde más me gusta estar en verano… amo las playas de Sri lanka. Os invito a conocer estos hermosos parajes!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.