Que ver en Heidelberg.

Heidelberg es una de las ciudades más conocidas y visitadas de Alemania. Es una ciudad medieval situada a orillas del río Neckar en la región de Baden-Wurttenberg y lo más conocido de la ciudad es el Castillo, el casco viejo (Altstadt) y la Universidad,que es la más antigua del pais.

CÓMO LLEGAR

Nosotros nos desplazamos a Heidelberg desde Frankfurt, por lo que al igual que en nuestra visita a Rüdesheim, cogimos un tren en la estación de Frankfurt Hauptbanhof dirección Heidelberg.

Visitamos Heidelberg durante el fin de semana por lo que utilizamos un tipo de billete que se llama “Schönes Wochenende Ticket” que cuesta 40€ para una persona y hay que sumar 4€ por cada persona extra hasta un máximo de 5 personas. Nosotros éramos 3 por lo que nos costó 48€ el billete. Éste tipo de billete te da derecho a viajes ilimitados durante el día en 2ª clase en trenes regionales y se puede comprar en las ventanillas o en las máquinas que hay por toda la estación,en las que lleven  el logotipo de DB (Deutsche Bahn). El trayecto dura 1 hora y media aproximadamente y hay trenes directos, no hace falta hacer trasbordo.

La estación de tren de Heidelberg (Heidelberg Hbf) no está la zona centro y está lejos andando por lo que nosotros fuimos en el autobús nº33 desde la estación hasta Kornmart, tal y como nos dijeron en la Oficina de Turismo. (Autobús 33 Dirección Ziegelhausen/Köpfel, parada Rathaus/Bergbahn/Kornmarkt).

QUÉ VER

En cuanto llegamos a Kornmarkt nos dirigimos al funicular para subir al Castillo. El funicular se llama Heidelberg Bergbahn y el precio es de 6€ por persona e incluye la subida y bajada al castillo, la entrada a los bajos del Castillo, a los jardines, a la bodega y al Museo Alemán de la Farmacia.

Kornmarkt.Heidelberg
Kornmarkt

Una vez llegamos al Castillo, lo primero que nos llamó la atención fueron las vistas del Altstadt y los jardines que rodean al castillo, llenos de colores amarillos, ocres y verdes debido al otoño. Y lo segundo, es que te das cuenta de lo grande que debió ser el castillo en su época, es enorme y eso que ahora gran parte está en ruinas debido la la Guerra de Sucesión a finales del siglo XVII y al impacto de 2 rayos.

Una vez que entras al patio interior se pueden ver las fachadas de los edificios que conforman el castillo, tipicas de la época Renacentista. Visitamos primero el Museo Alemán de la Farmacia, en el que se pueden ver medicamentos antiguos y más actuales, hierbas medicinales, muebles de farmacia, material de laboratorios etc. Lo que más me gustó fue ver las reproducciones de oficinas de farmacias antiguas y los tarros de cerámica y de cristal antiguo.

A continuación nos dirijimos a la Bodega, en la que se encuentra el barril más grande del mundo. Está elaborado con 130 troncos de roble y con más de 8 metros de largo, 7 de ancho y 221,726 litros de capacidad. En la habitación dónde está situado hay escaleras por las que se puede subir a lo mas alto del barril.

Una vez vista la bodega nos dirigimos de nuevo al Bergbahn para bajar a Kornmarkt y desde allí visitar el Altstadt (casco viejo). El recorrido que hicimos fue el siguiente:

  • Nos dirigimos a Markplatz para ver por fuera la Heiliggeiskirche.

    Heiliggeiskirche. Heidelberg
    Heiliggeiskirche
  • Enfilamos la calle Haspelgasse hasta llegar a Alte Brücke(Puente Viejo) o como realmente se llama Carl-Theodor Brücke. La puerta de entrada al puente es uno de los iconos de la ciudad de Heidelberg. Después de pasear un rato por el puente fuimos a comer al restaurante Palmbräu Gasse,situado en la calle principal de la zona antigua de Heidelberg, Hauptstrasse.

    Puerta de entrada Alte Brücke Heidelberg
    Puerta de entrada Alte Brücke
  • Una vez comidos, decidimos ir andando por toda la Hauptstrasse e ir desviándonos en los puntos interesantes para ver ya que están todos alrededor de ésta calle.
  • Al final de Hauptstrasse está Bismarkplatz en la que paran la mayoría de tranvías y autobuses. Allí cogimos un autobús que nos llevó de nuevo a la estación de tren. No sabría deciros que numero de autobús es, pero no tiene pérdida ya que lo pone en los carteles del autobús y en las propias paradas, teneís que ver que pare en Heidelberg Hauptbanhof.

Y ésto fue lo que di de sí nuestra visita a Heidelberg, un poco limitada porque no queríamos llegar muy tarde a Frankfurt pero muy bien aprovechada. Me gustó mucho la ciudad, muy recomendable.

¿Habéis visitado Heidelberg? ¿Qué os pareció a vosotros? Comparte si te ha gustado la entrada 😉

 

2 thoughts on “Que ver en Heidelberg.

  1. A mí también me gustó mucho, merece la pena visitarla.
    Me pareció una ciudad pequeña y con mucho encanto. Se nota que tiene mucha historia y una amplia vida cultural por la Universidad.
    También resultó muy agradable el paseo por sus calles llenas de tiendas, cafeterías, etc.
    Da gusto terminar el día con una lectura tan amena, viendo las fotos (muy chulas) y recordando un día estupendo pasado allí.

    Espero que haya más post pronto 😉

    Saludos.

  2. Muchas gracias por comentar majo, la verdad que lo pasamos fenomenal, sobre todo con los “caminantes” de la estación de tren jejejeje. Habrá que ir recopilando momentos para hacer un post de ” Anécdotas viajeras”.
    Lo dicho, gracias por comentar siempre y espero publicar post en breve 😉

Deja un comentario